la aventura en paracaídas


Escuchar acerca de esta experiencias quizá no sea nuevo para algunos, es algo que típicamente se escucha en algún momento de nuestra conversación con amigos. Todos dicen que es extremísimo quizá una locura pensarán algunos. Yo me decidí a crear un testimonio que recoja lo que yo vivi y sentí, que si de paso le sirve a alguien para animarse ya sabrán.

Compro mi experiencia con los amigos de eXperimenta.com.mx me dan mi certificado de regalo, leo la información que venía incluida, le pongo fecha y me lanzo con mi fiel compañera y coequipera de grandes proezas …mi hermana Dagny ( claro antes de tener una hermosa bebé de 1 año y 3 meses). Llegamos a la zona de despegue que es una palapa dentro de un gran terreno perfectamente cuidado y con dos avionetas adornando al fondo. En el inter de nuestra llegada vengo platicando con ella que el bungee ha sido mi experiencia más fuerte y que por mucho, esto debe ser una experiencia más intensa, ella ni se espanta ni comenta, quizá sigue dormida o está sedada con mi conversación que se yo.

Kit eXperimenta

Nos bajamos del auto y nos presentan con nuestros instructores, el mio de nombre Ramiro y con unos 50 años encima quien me cuenta  hoy festeja su salto #7000 !!! siete mil? le pregunto, él afirmando me aclara que es un poco más de eso pero que no había tomado las fotos respectivas con su manta de festejo. Al menos me quedo tranquilo de que no saltaré con cualquier pelado. Al darme las instrucciones saca una especie de patineta acolchonada que me pide abordar boca abajo pues me dará unas señales de cómo debe reaccionar mi cuerpo a esas alturas, lo sigo y practicamos lo que podemos. Sin mucho pensar, me dice que haremos unos últimos ejercicios en la avioneta aún en tierra para que sepa claramente qué debo hacer al acercarnos a la puerta antes de nuestra caída libre. Yo estoy nervioso, muy nervioso porque él me da todas las indicaciones que anuncian que no debo hacer ni un sólo movimiento si él no me indica. Depender ciegamente de alguien de 50 años nunca me ha gustado aunque se jacte de tener miles de saltos. Me trago mis pensamientos mientras la avioneta despega y comenzamos  a subir dando giros sobre la zona de aterrizaje en lo que la avioneta alcanza la altitud adecuada.

Ya arriba veo las nubes pasar, el paisaje que se nos presenta hace que por un momento me olvide de la caída y disfrute de la vista cual vuelo comercial. Dentro de la cabina del avión el sonido es mucho más fuerte por lo que platicar se vuelve un reto, aunque nuestros expertos ven la manera de hacernos algunas bromas acerca de su nula experiencia en esta actividad jugando no sólo con nuestros estómagos sino con nuestras mentes. Doy importancia nula mientras el instructor de mi hermana se dirige a la puerta de la avioneta para revisar la altitud. El piloto confirma que es el punto donde debemos saltar  y de un click quita el pasador de la puerta y esta azota como si quisiera atravesar todo el casco del avión. Primer GULP! sin pensarlo se conecta a los arneses de seguridad con mi hermana y en segundos están fuera del avión …se esfumaron.

Paracaidismo eXperimenta

Ahora nos toca a nosotros nos acercamos a la puerta de la avioneta y Ramiro me indica que debo sacar mi pierna derecha y apoyarla en el tren de aterrizaje. Con vientos de 200 kilómetros por hora y una altura inmensa se vuelve mucho pedir…pero tomo fuerza y hago la suerte pedida. Instintivamente  me trato de aventar sólo y él me corrige indicándome  que sólo cuando el decidaAAAAAAAAAAAAA!!!. Mientras caemos pierdo total perspectiva del avión o del suelo estamos girando y es cuando me da la señal de tomar posición de arqueo. La mejor posición para friccionar con el viento y controlar tu caída . Lo hago y eso provoca que me endereze y ahora si vea el suelo, mi reaccionar natural es gritar cuál enfermo pero para mi sorpresa abrir la boca a esa velocidad no es la sensación más recomendada y grata. Total así se aprende no?. Seguimos cayendo y me doy cuenta que la sensación que esperaba es diametralmente distinta, esta es una sensación llena de paz, es como si volara más que si cayera, justo vengo pensando en lo maravilloso de la sensación cuando Ramiro activa el paracaídas y el movimiento nos pone de pie de un solo golpe.

paracaidismo

!WOW! estoy emocionado y cansado y ya no sé ni que siento. Ramiro me da oportunidad de controlar los frenos del paracaídas y me indica como debe ser el aterrizaje, “bajaremos velocidad y en cuanto toquemos tierra corre para ganarle a la inercia y jala los cables hacia abajo y adelante”. Yo sabiendo que tengo a un hombre de 50 años, más pesado que yo y con altas probabilidades de que mi aterrizaje sea trompicado  y me caiga toda su humanidad encima, decido aplicar la cómoda;  meto  freno con ambas piernas y  al tocar tierra me inclino hacia atrás para caerle yo encima jajaj!.  Sin hacerle mucha gracia me ayuda a levantarme y me felicita por una gran caída.  Sin duda ha sido la mejor sensación de paz y emoción combinadas que haya sentido hasta ese momento y si me preguntan lo volvería a hacer.No vale la pena contarles que mi hermana quedó extasiada con tal descarga de adrenalina y se sentó fulminada viendo el cielo en una banca por 20 min en lo que recuperaba la conciencia de tal experiencia. La conclusión una magnífica y necesaria experiencia de vida. !Pruébenlo!

Proveedor: http://www.experimenta.com.mx/mambo/

Anuncios

1 Comment

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s