Cuerpo Planeta-respirar un mundo diferente


Los mensajes de un mundo mejor, limpio, próspero, más verde, ha sido una tendencia mundial que cada vez es más fuerte e impulsa a mentes y conciencias de todo el mundo a unirse bajo una misma premisa: Cuidar el Planeta y dejar de destruirlo de manera irracional.

Ayer me sorprendí una vez más con el concepto SENSORAMA, este grupo de artistas ha creado un concepto tan asequible y palpable de entender nuestro rol en el mundo y de ponerte en los zapatos o mejor dicho en las ramas de un árbol, en la germinación de una planta y en el aleteo de un ave, que resulta una obligación asistir a sentir en carne propia lo que tienen que decirnos.

A pesar de que la experiencia es indescriptible sino la vives, quiero compartirles lo que me provocó a mi.

Escena 1

Mis ojos me mienten, pues aunque parece que veo a tres figuras humanas delante de mi, sus movimientos me dicen que de hecho son  árboles danzando vida delante de nosotros, antes de darle entrada a la madre tierra, una figura, tierna,joven y dulce se transforma en cuanto nos da el primero de los mensajes con una voz firme, madura y clara. Nos ponemos unos goggles opacos que no permiten distinguir formas e inicia nuestra travesía. Guiados por los hombros entramos a un ambiente en donde cada paso tiene un sonido distinto, hay aromas de selva, chicharras, simios, aves. No puedo verlos pero si sentirlos, olerlos. Me acuesto en el piso y aparece una semilla en mi mano, pronto el agua salpica todo a mi alrededor y refresca la semilla. Mis ojos tratan de ver algo pero sólo distingo un color verde intenso y pleno. Siento un viento intenso que me enfrenta mientras voy poniendome de pie y aparecen en mis manos dos ramas y un nido. En pocos minutos me he convertido en un gran árbol con mucha  vida. Las pisadas de las aves que anidan en mis ramas me dan cosquillas y me recuerdan que en esa selva no estoy sólo. Cuando todo empieza a ser un momento lleno de paz, empiezo a escuchar ruidos ajenos a la selva, máquinas aparecen por todos lados, me empujan, como si no se dieran cuenta que estoy ahí o peor aun lo saben y no les importa. Los frutos que comenzaban a germinar en mis ramas pronto son golpeados violentamente y caen de mis manos, las aves que vivían conmigo se alejan y pronto su nido cae también. No sé que pasa, yo no les he hecho nada para que me traten así, y antes de que pueda decir algo, pierdo una de mis ramas y después… todas. Mis ojos se llenan de tristeza, era tan feliz antes de todos estos extraños y hoy ya no tengo nada. Las chicharras se han ido, el aroma de los arbustos y los otros árboles se han transformado en olor a gasolina, botellas de plástico, basura que se apodera de todo lo que está a mi alrededor, estoy sólo y no puedo hacer nada a pesar de lo grande que soy.

Detrás de mi siento dos golpes en mis piernas que me hacen caer, me han cortado y no tengo más razón de ser, me llevan lejos y me atan con unos materiales plásticos que no conozco, no puedo moverme sólo alcanzo a sentir otros árboles que han sido llevados conmigo.

Me quitan los goggles y despierto de ese mal sueño, pero sigo atado y a mi alrededor solo hay basura y frente a mi veo a los personajes que nos recibieron en un inicio. Esta vez danzan con olor a muerte y adiós después de toda la vida que nos habían regalado. Nos desatan y vemos al fondo botes de basura, levantamos toda la basura que vemos e inicia una nueva etapa.

Un nuevo viaje se nos presenta delante, nos vendan los ojos y entramos a un nuevo mundo, ya no somos árboles, pero ahora todo lo que está a nuestro alrededor tiene más sentido, nos permiten sentir las semillas de la tierra, el delicioso aroma de café, el correr del agua y las piedras que se acompañan con los ríos. Nos ponemos de pie y delante de nosotros una delgada malla nos regala una reveladora experiencia. Todo lo que está a nuestro alrededor tiene vida, lo que pisamos, comemos y cazamos tiene vida y siente como nosotros, somos parte de ellos y ellos de nosotros. El sentir una mano pequeña y delicada  que recibe a la mía me alimenta de energía, pues a pesar de todo lo que hemos hecho con la tierra, siempre nos regala una nueva oportunidad, nos abraza, nos recuerda sus olores, su grandeza. Dejamos de ser ajenos y ahora reunidos formamos un círculo de nueva energía. Abrimos los ojos y nos invitan a sembrar, a provocar que la vida continúe y hacer que esta circule. Es sólo una semilla y tierra, pero dentro hay una vida gestándose pues después de vivir esta experiencia ya no hay un planeta ajeno, el planeta tiene formas y tiene cuerpo… somos su CUERPO  somos CUERPO PLANETA.

Vivan esta magnifica experiencia en: http://www.sensorama.com.mx

Funciones: Sábados 16:00 y 18:30 pm

San Luis potosi 196 Piso 5

Col. Roma. México D.F.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s