Para y repara…siente y fluye


A los ojos de muchos detenerse en este proceso de vida puede ser un atraso, una debilidad. Vivimos en una ciudad con una dinámica tan acelerada que nos hemos vuelto una célula más en un flujo sanguíneo de asfalto, miseria e indiferencia. Aquellos que tuvieron oportunidad de usar el metro por gusto o por necesidad saben de lo que hablo, la sensación de estar en el lugar más concurrido al que has ido y al mismo tiempo, el lugar donde te puedes sentir tan solo. Quién te sonría o te diga buenos días en un esquema citadino que no entiende … Continúa leyendo Para y repara…siente y fluye